Saltear al contenido principal
El Origen Del Libro Y Su Evolución: El Libro Y La Imprenta Manual

El origen del libro y su evolución: El libro y la imprenta manual

Series de entrada: Historia del libro

4. El libro y la imprenta manual

El libro impreso es un avance en la historia del libro. Los primeros libros salidos de la imprenta en el siglo XV imitaban los códices en cuanto a formato, encuadernación, reservas para las iniciales, etc., pero eran realizados con papel impreso en lugar de papiro o pergamino manuscrito. Antes de utilizarse la impresión con tipos móviles, se elaboraron libros con la técnica xilográfica de origen chino.

El libro xilográfico El libro xilográfico
La xilografía consiste en imprimir con una plancha de madera en la que previamente se ha tallado la imagen deseada con un buril o una gubia. Se suele utilizar una sola matriz (tabla, taco o bloque) por página. Una vez entintada, se aplica sobre ella el papel mediante una prensa plana (tórculo) y se obtiene así la impresión del relieve.
Esta técnica es originaria de China desde el siglo VI a.e.c., solo apareció en Europa en el año 1370, imprimiendo así pequeños textos como estampas, naipes, calendarios etc., siempre hojas sueltas. Una de las xilografías más antiguas que se conoce se realizó en Japón en el año 770.

 

En Europa, las primeras xilografías conocidas se realizaron a finales del siglo XIV y comienzos del XV, en Alemania en 1430. En cuanto al libro xilográfico, también llamado libro bloque o libro tabelario, el más antiguo conocido se realizó en China y data del año 868 La sutra del diamante, en forma de rollo, distinto en esto de todos los europeos.
El primer libro xilográfico europeo es la denominada “Biblia Pauperum” de 1430, en Europa el número de libros impresos con esta técnica apenas supera la treintena de títulos.

 

El primer libro xilográfico europeo es la denominada “Biblia Pauperum” de 1430

 

Entre todos ellos suman un centenar de ediciones aproximadamente. A partir de 1480 ya no queda constancia de ninguno, aunque la técnica siguió utilizándose para las ilustraciones modernas se creó la imprenta a finales del siglo XV en Estrasburgo por Johannes Gensfleich Gutenberg, a partir de la adaptación de una prensa de uvas renana y utilizando tipos móviles de plomo. Los tipos móviles o letras sueltas constituían las imágenes a imprimir, se combinaban para formar palabras y podían reutilizarse para componer otros textos. Era un sistema que se intentaba materializar en distintas partes de Europa desde hacía tiempo, y esto es lo que hace dudar del auténtico origen de la primera imprenta europea.

Aunque parece claro que Gutenberg fue el auténtico padre de la tipografía, también se han propuesto otros nombres como: el holandés Lorenzo Koster, Johann Mentelin de Estrasburgo, Johannes Brito de Brujas, el italiano Pamfilo Castaldi, etc.
Los incunables

A los libros impresos entre la fecha de aparición de la imprenta y el año 1500, se les denomina paleotipos o incunables (del latín incunabula, en la cuna) en alusión al reciente nacimiento de la imprenta. El límite del año 1500 fue propuesto por Philippe Labbé en 1653, pero no es lo bastante exacto porque en muchos países, en los que la imprenta se introdujo más tarde, se suele alargar el periodo de incunables otros cincuenta años. Además, en torno a ese año no hay nada concreto que distinga los libros producidos antes o inmediatamente después; incluso el criterio de la calidad es engañoso, puesto que ejemplares realizados antes de ese año en los talleres venecianos alcanzaban una perfección que no tenían otras obras posteriores al 1500 debido a que estaban realizadas en imprentas más primitivas y artesanales. Las características que distinguen a la mayor parte de los incunables son las siguientes: están realizados en gran formato, el papel es grueso y con imperfecciones, no llevan pie de imprenta, carecen de portada, no tienen letras capitales, les faltan las divisiones del texto, están foliados pero no paginados, no tienen signos de puntuación y presentan un uso exagerado de abreviaturas. En cuanto a las temáticas tratadas en estos libros, la mayoría eran de tipo litúrgico y eclesiástico (misales, breviarios, diurnales, etc.), también se imprimieron las primeras biblias en lengua vulgar y las principales obras medievales de san Agustín, san Alberto el Magno, san Buenaventura, san Bernardo, etc.

 

Fuentes de consulta

Una breve historia del libro [http://lafabricadelibros.com/pdf/Historia.pdf]

Definición de libro electrónico [https://www.definicionabc.com/tecnologia/libro-electronico.php]

Libro xilográfico [https://jurgi.wordpress.com/2007/06/05/libro-xilografico/]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba