Saltear al contenido principal
El Origen Del Libro Y Su Evolución: Evolución Del Libro Impreso

El origen del libro y su evolución: Evolución del libro impreso

Series de entrada: Historia del libro

Evolución del libro impreso

 

En el libro de los tres siglos siguientes a la invención de la imprenta apenas se producen cambios técnicos significativos en comparación con los cambios sociopolíticos, religiosos y culturales (Reforma luterana, Contrarreforma, Ilustración) que influyeron significativamente en el desarrollo del contenido de las obras.

 

Inicialmente, hasta mediados del siglo XVI, el libro impreso convivió con el manuscrito, sin embargo, las obras fueron adquiriendo características diferenciadoras de los incunables: los formatos más pequeños, la encuadernación y decoración renacentista, el mayor uso de la portada, la preferencia por la letra romana en lugar de la gótica y el empleo de la calcografía en reemplazo de la xilografía en las ilustraciones. En el siglo XVIII hubo un amplio resurgimiento del arte tipográfico y una mayor preocupación por la calidad del libro impreso. Las ilustraciones que se hacían en la técnica del grabado en metal y del grabado al aguafuerte predominaban claramente sobre el texto.

En general, las ediciones de este periodo alcanzaron unos niveles de perfección pocas veces igualado en tiempos posteriores. Los temas siguen siendo predominantemente religiosos. Se realizaron importantes ediciones de las llamadas biblias políglotas, en las que se reunían los textos en varias lenguas (latín, griego, hebreo, árabe, etc.), destacaron especialmente la Biblia Complutense o de Alcalá (1514-1516), la Biblia políglota regia o de Amberes (1568-1572) y la Biblia políglota de Antoine Vitré en nueve volúmenes (1628-1655), la Vulgata clementina, considerada aún la Biblia oficial católica, data de 1592.

Entre los libros laicos destacan los dedicados a la enseñanza (diccionarios, manuales, gramática, etc.) y las obras de los autores clásicos (Virgilio, Homero, Aristóteles, Ovidio, etc.). El primer libro impreso considerado un best-seller aparece en 1532, es el Orlando furioso de Ludovico Ariosto, el libro más vendido de la época junto con los escritos de Erasmo y Lutero. En España cabe destacar la edición de 1605 del Quijote de Cervantes, impresa en Madrid, en los talleres de Juan de la Cuesta. En cuanto a las enciclopedias, entre las más destacadas del periodo está la Cyclopaedia de Chambers (1728) y la Encyclopédie de Diderot y D’Alembert (1751-1765).

 

libro comenzó a ser considerado un instrumento fundamental para fomentar la cultura y la transmisión de nuevas ideas.

Las bibliotecas experimentan un gran crecimiento al incrementarse el patrimonio escrito con el desarrollo de la imprenta que a partir del Renacimiento se pusieron al servicio público y el libro comenzó a ser considerado un instrumento fundamental para fomentar la cultura y la transmisión de nuevas ideas.

En Italia recibieron un gran impulso gracias a figuras como Petrarca, Boccaccio o el papa Nicolás V que fundó la Biblioteca Vaticana; con los Médicis, en 1441 se funda la Biblioteca Marciana y en 1524 la Laurenziana, obra de Miguel Ángel. En el siglo XVI comenzaron a aparecer las bibliotecas que luego derivarían en las llamadas bibliotecas nacionales: París (1522), Viena (1526), Berlín (1661), Madrid (1712), Museo Británico (1753), etc. Otras bibliotecas destacadas fueron la del monasterio de El Escorial (1565) en España, la Ambrosiana en Italia (1608) y la Mazarina en Francia (1643). También se fundaron importantes bibliotecas universitarias en Estados Unidos, en Harvard (1638), Yale (1701) y Columbia (1761). La primera biblioteca popular apareció en Carolina del Sur en 1700 y, poco después, Benjamín Franklin fundó la de Filadelfia (1731).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba